14 de febrero Día Mundial de la Energía

 


Con menos prensa que el Día de los Enamorados coincide la celebración del Día Mundial de la Energía, instituido por la ONU en 1949, con el propósito de promover el uso de fuentes alternativas y disminuir la utilización de energías no renovables.

Según la ONU, más de un tercio de la población mundial no tiene acceso a las formas avanzadas de energía, y los 30 países más desarrollados del planeta, que representan un 15% de la población total, consumen un 60% de las formas modernas de energía; el 80% de la energía se produce a partir de combustibles fósiles y un 36% de ésta proviene del petróleo, sólo un 2% de energías renovables.

El uso incorrecto y abusivo de la energía implica el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero, lo que conlleva al deterioro de los ecosistemas y al agudizamiento del cambio climático.

El objetivo 2021 es trabajar y reflexionar sobre la eficiencia energética. Es fundamental abordar en nuestras escuelas, desde una educación en valores y acciones, la reflexión sobre la eficiencia energética y las energías renovables, impulsando el uso responsable de la energía y la transición hacia un sistema energético sostenible que permita el desarrollo presente sin poner en riesgo el de las futuras generaciones. sic Producción Sustentable.com


El futuro está en la sostenibilidad
La energía influye en el cambio climático del que estamos siendo testigos. Pero también está íntimamente ligada a otros factores que pasan desapercibidos como el empleo, la seguridad, la producción de alimentos o el aumento de los ingresos. La energía es el centro de casi todos los retos y oportunidades a los que hace frente el mundo actual. Por ello, conseguir acceso universal y llevarlo a cabo de forma sostenible es muy importante para el desarrollo de nuestra sociedad. De esta forma, la transición hacia un modelo energético sostenible debe convertirse en una prioridad para empresas y organismos políticos.

El camino hacia la sostenibilidad no solo supondrá una mejora de la calidad de vida de los españoles, sino que además se traducirá en una serie de beneficios económicos para los hogares y para la economía del país en general.  En concreto, el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones de CO2 fijados por la Unión Europea es una de las medidas que, al ponerse en marcha, afectará de forma directa a nuestras condiciones de vida.

Los principales sectores emisores de España son el transporte por carretera, la generación de electricidad y la industria, que en 2013, alcanzaron el 70% del total de las emisiones. Esta es una de las razones por las que la transición inteligente hacia un modelo energético sostenible apremia con más fuerza cada minuto que pasa. 

ODS7: Energía asequible, segura y sostenible
Los ODS son un conjunto de 17 medidas -contenidas en la Agenda 2030 y aprobada por Naciones Unidas- en materia de derechos humanos, educación, respeto al medio ambiente y lucha contra la corrupción.

“Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”. Para ello plantea una serie de metas, de aquí a 2030, con las que contribuye directamente al desarrollo de las comunidades más desfavorecidas de una forma respetuosa con el medio ambiente:

Garantizar el acceso universal a servicios energéticos asequibles, fiables y modernos.
Aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas.
Duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética.
Aumentar la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y la tecnología relativas a la energía limpia y promover la inversión en infraestructuras energéticas y tecnologías limpias.
Ampliar la infraestructura y mejorar la tecnología para prestar servicios energéticos modernos y sostenibles para todos en los países en desarrollo.
Pese a la demostrada importancia de estas metas y a las crecientes políticas europeas en torno a la materia, el cumplimiento del ODS7 es una de las asignaturas pendientes de las empresas españolas. Las compañías, por su tamaño y su influencia, tienen un gran peso en la consecución de estos objetivos y su inculcación a la sociedad, razón que convierte en vital su compromiso activo con la causa. 

Hacia un modelo energético sostenible: Descarbonización
El compromiso europeo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) supondrá para España un esfuerzo necesario en el que las emisiones se limiten, hasta un valor de entre 14 y 88 MtCO2.

(se excluye toda intención comercial o publicitaria). Con estas consideraciones, el informe de Monitor Deloitte “Un modelo energético sostenible para España en 2050” define una transición sólida y flexible hacia un modelo energético sostenible. La transición con éxito solo se podrá alcanzar si el nuevo modelo pone en marcha de forma simultánea las siguientes palancas de descarbonización:

Cambiar vectores energéticos, como el consumo de productos petrolíferos (siempre que haya una alternativa viable), por otros con menores emisiones, como el gas natural.
Desarrollar un parque de generación eléctrica basado exclusivamente en energías renovables.
Implantar medidas de eficiencia para no desperdiciar energía en consumos innecesarios.
Es necesario contar con todas las tecnologías y energías disponibles en este periodo, ya que prescindir de forma precipitada de la energía nuclear, del carbón, o de los productos petrolíferos entre hoy y 2030 significaría poner en riesgo la eficiencia económica de la transición o la seguridad de suministro.

El informe de Monitor Deloitte plantea una serie de recomendaciones para la descarbonización de la economía entre 2016 y 2030:

Los coches eléctricos deberían suponer para ese año entre el 7% y el 10% del total.
Entre el 20% y el 25% del transporte de mercancías se tendría que hacer por ferrocarril eléctrico y entre el 34% y el 46% por camiones que deberían usar gas natural. 
El consumo eléctrico de los hogares y empresas tendría que representar hasta el 65% del total.
El ritmo de inversión en renovables para cumplir los objetivos de 2030 debería ser similar al alcanzado entre 2001 y 2012.

Enerinvest, plataforma española liderada por Deloitte
Además de apoyar los ODS a través del desarrollo de servicios profesionales, para Deloitte es vital contribuir para “garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”. 

Una de las vías para aportar en la causa es impulsar Enerinvest, una plataforma española de financiación de energía sostenible. El proyecto, liderado por Deloitte hasta 2019, pretende convertirse en un espacio de encuentro y diálogo entre los principales agentes presentes a lo largo y ancho de todas las fases de los proyectos de energía sostenible.

Para alcanzar sus objetivos, las principales actividades de la iniciativa comprenden tareas para aportar soluciones técnicas, legales y financieras a los proyectos promovidos tanto desde el sector público como desde el sector privado y crear una base de datos donde encontrar de forma estructurada toda la información sobre energía sostenible. 
sic Deloitte

Tema vinculado
Los 7 dinamizadores (CEPAL) de arrastre de la Economía con Efecto Covid-19

Indice de Reformulaciones hacia el Nuevo Pacto Social

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué encontrarás en este Blog

Turismo en Contingencia